Los bancos, cooperativas de crédito e instituciones hipotecarias prestan dinero a los compradores de casas. Estos préstamos se llaman hipotecas. La institución le pedirá que llene un formulario desolicitud de hipoteca, que incluye información sobre sus ingresos, empleo y deudas, y usará esta información para determinar si cumple los requisitos para una hipoteca.

Una vez que haya decidido el tipo de casa que le interesa y la gama de precios que puede costear, usualmente se recomienda que solicite una preaprobación de hipoteca. Ésta le proporciona una tasa de interés fija que está garantizada por un número específico de días (usualmente, 90). Se trata de un servicio que brindan los bancos, cooperativas de crédito e instituciones hipotecarias y es gratuito, sin ninguna obligación de parte suya.

A efecto de facilitar los arreglos del financiamiento de la hipoteca, algunos compradores de casas trabajan con un agente hipotecario. El agente hipotecario recomienda el mejor tipo de institución hipotecaria y de financiamiento para una situación financiera personal específica y facilita el proceso. Convendría que verifique que su agente sea miembro de la asociación canadiense de profesionales hipotecarios acreditados, la Canadian Association of Accredited Mortgage Professionals (CAAMP) y que haya obtenido la designación de profesional hipotecario acreditado, Accredited Mortgage Professional (AMP).

Período de amortización

Una estrategia para reducir los pagos de la hipoteca es prolongar el período de amortización . El término amortización se refiere al período durante el cual se paga toda la hipoteca. Aunque ha sido habitual que las hipotecas se amorticen durante 25 años, en años recientes se ha vuelto posible tener períodos de amortización de 30 y 35 años.

Aumentar los períodos de amortización se traduce en pagos de menor importe durante un intervalo más prolongado, lo que puede ser útil si los pagos mensuales con un período de amortización más breve resultan excesivamente altos. Cuando elija el período de amortización, tenga en mente que alargar la hipoteca a un período más prolongado le costará más por concepto de intereses. Cuanto más rápidamente liquide la hipoteca, tanto más ahorrará por costos de intereses.

Plan de pagos

Otra estrategia para liquidar más rápidamente la hipoteca y ahorrar en los costos de intereses es modificar su plan de pagos. Aunque en el pasado los pagos mensuales eran los más usados, ahora muchos compradores están optando por pagos semanales, pagos quincenales o una de las muchas alternativas de pago acelerado. Estas opciones modifican el número de veces anuales que realiza pagos y, aunque esto no afecta el monto que paga, dará por resultado que liquide más rápidamente la hipoteca.

Además de diversos períodos de amortización, existen numerosos tipos distintos de hipotecas y de opciones de pagos anticipados. Se las enumera a continuación:

Tipo de tasa:

Hipoteca de tasa variable: Las hipotecas de tasa variable cobran una tasa de interés que cambia conforme lo hacen las tasas del mercado. Es usual que la tasa sea menor que con las hipotecas de tasa fija; pero se acompaña de mayor riesgo de aumento de las tasas de interés. Este tipo de hipoteca tiene pagos fijos, ya sean mensuales, quincenales u otros. Si las tasas de interés bajan, una mayor porción del pago se abona a capital, y si las tasas aumentan, una mayor parte del pago se abona a intereses.

Hipoteca de tasa fija: A diferencia de las hipotecas de tasa variable, las de tasa fija tienen una tasa de interés predeterminada, que no se modifica durante la vigencia de la hipoteca. La ventaja de las hipotecas de tasa fija es que nunca se modifica el importe del pago; pero es frecuente que su tasa de interés sea más alta que la de hipotecas de tasa variable.

Hipoteca de tasa tope: En lo esencial, las hipotecas de tasa tope son una combinación de los dos tipos de hipotecas precedentes, ya que son hipotecas de tasa variable con un límite superior al aumento de la tasa de interés. De este modo, puede despreocuparse del ascenso en espiral de las tasas de interés durante el plazo de la hipoteca. La tasa de interés usualmente se ubica entre las correspondientes a las hipotecas de tasas variable y fija.

El plazo de garantía de la hipoteca es el período durante el cual se garantiza la tasa de interés de una hipoteca. El plazo de garantía de la hipoteca normalmente va de seis meses a cinco años o más, después de lo cual puede pagar el saldo del capital o renegociar la hipoteca a las tasas que estén vigentes entonces.

Opciones de pago anticipado:

Hipoteca abierta: Es una hipoteca que puede liquidar, renovar o refinanciar antes de su término sin penalización alguna. La tasa de interés de una hipoteca abierta usualmente es más alta que la de una hipoteca cerrada; pero le brinda la flexibilidad de realizar pagos adicionales a ciertos intervalos. A efecto de beneficiarse de una hipoteca abierta, debería estar preparado para realizar pagos adicionales de tiempo en tiempo.

Hipoteca cerrada: Usualmente menos flexible que una hipoteca abierta, una hipoteca cerrada tiene una tasa de interés fija y un plazo establecido, que no puede cambiar. No le está permitido liquidar una hipoteca cerrada antes de la fecha de terminación acordada, si bien algunas hipotecas posibilitan realizar pagos periódicos directos al capital. Las hipotecas cerradas suelen tener tasas de interés más bajas.

Achieve the homeownership dream sooner